PATRICIA MEDICALYSADO

  • Blogger App Icon
  • Wix Twitter page
  • Wix Facebook page
  • Pinterest App Icon
  • Wix Google+ page
  • Instagram Classic

 

EMPATÍA

 

Si importante es captar la psicología del individuo, para desarrollar la sesión, mas importante es aún, tener empatía con él para marcar el límite, sólo si el ama es capaz de verse en el lugar que ocupa la persona a la que le hace la sesión, podrá llevarla al límite sin llegar a causarle daño alguno.

Para desarrollar esta facultad, el ama ha de tener una sensibilidad única, que le haga percibir los sentimientos de los demás.

Para mí un ama que se somete, con el fin de no olvidar lo que puede llegar a sentir otra persona cuando está en manos ajenas, no es un ama, ella ha de tener esa sensibilidad de manera natural, sin necesidad de someterse a nadie.

 

MIS PRÁCTICAS

 

Realizo todo tipo de prácticas sadomasoquistas, no estoy especializada en una práctica concreta y estoy especializada en todo, porque considero que un ama debe dominar absolutamente todas las prácticas ya sean de sado o de médical.

Si bien es cierto que no todas las prácticas entrañan riesgo, sí que lo tienen la gran mayoría de ellas, y para poder realizar correctamente una sesión, es necesario tener conocimientos del cuerpo humano, y no sólo a la hora de hacer un médical.

Para llevar un individuo al límite, el ama ha de tener empatía con la persona que somete, y además unos conocimientos mínimos de anatomía humana, que le ayuden a marcar los límites físicos, ya que a veces la intuición no es suficiente.

Un ama, ha de ser apta para realizar todo tipo de sado.

 

RELACIÓN CONFIDENCIAL

 

Entre el sumiso y el ama se va creando una relación, basada en la confidencialidad, éste le contará a su ama sus secretos más íntimos, que no contará nunca a nadie ni siquiera a su pareja , con tal de que ella le satisfaga su sexualidad.

Será la continuidad de las sesiones, y sobre todo la forma de ser del ama, lo que harán que se cree ese grado de confianza entre el sumiso y el ama.

El ama siempre ha de ser educada y nunca despótica, en el trato con el sometido, ya en el juego es otra cosa.