PATRICIA MEDICALYSADO

  • Blogger App Icon
  • Wix Twitter page
  • Wix Facebook page
  • Pinterest App Icon
  • Wix Google+ page
  • Instagram Classic

CASTIGO CON EL CINTURÓN DE CASTIDAD

 

Consiste en enjaular los genitales del individuo que se presenta a la sesión, con el fin de que no pueda llegar al orgasmo.

Privar a un individuo de su excitación, es un acto dominante, que va mas allá de una simple privación sensorial. Es un acto que taladra la mente del sometido, logrando doblegarlo y humillarlo ante su ama.

Las sensaciones que obtiene la persona, principalmente son de dominación, humillación, privación sensorial, el ama irá aumentando o disminuyendo gradualmente, la intensidad de las sensaciones obtenidas mediante ésta práctica, ayudándose de un vocabulario determinado en la sesión, además de caricias y manoseos en sus genitales enjaulados.

MI SALIVA

 

Se puede humillar a una persona de muchas formas, dándole una bofetada, insultándolo, pero escupir a alguien a la cara, es una de las formas más despectivas que existen, y a la vez que es despectiva tiene un toque erótico y sensual.

La saliva emocionalmente está asociada, tanto a sentimientos placenteros como vejatorios. Lo que hace un ama con su saliva, es dar placer a la persona o humillarla, dependiendo de cómo la use. 

Me complace humillar y denigrar a mis sumisos, escupiéndoles ya sea en sus bocas, obligándoles a tragar mi saliva, en sus caras, o en cualquier otra parte del cuerpo llenándolos de babas. Me aseguro que no derraman ni una sola gota en el suelo, aplicándoles el castigo que merecen.

Bien utilizada, la saliva es una herramienta poderosa, para dominar y humillar a cualquiera.

El ama tendrá la misión de graduar, la intensidad de las sensaciones obtenidas durante la sesión, valiéndose de su léxico y de los actos reflejos del sometido.

PISAR LA COMIDA

 

Consiste en arrojar comida al suelo y pisarla, para que el individuo pueda comerla, con el fin de humillarlo.

Pisar la comida es un acto dominante del ama para humillar al sometido, pero nada más vejatorio, que obligarlo después a comerla y a limpiar los restos con su lengua.

La expresión corporal del ama y su vocabulario, son fundamentales para aumentar o disminuir, la intensidad de las sensaciones obtenidas durante la sesión.

Así transforma a su sirviente en un ser más dócil y útil.