PATRICIA MEDICALYSADO

  • Blogger App Icon
  • Wix Twitter page
  • Wix Facebook page
  • Pinterest App Icon
  • Wix Google+ page
  • Instagram Classic

MASAJE Y ORDEÑO PROSTÁTICO

 

Es una de las prácticas que realizo con más frecuencia, ya sea en la camilla de masajes, o en mi silla de ginecólogo.

Lo primero que hago es enfundarme unos guantes de látex, lubricar mi dedo con un gel acuoso de uso médico, e introducirlo en el ano del paciente, haciéndole el correspondiente tacto rectal, hasta localizar la glándula prostática, que se encuentra situada detrás de la vejiga de la orina y suele ser del tamaño de una nuez en un hombre normal.

En segundo lugar comienzo a dar ligeros masajes en dicha glándula con la correspondiente lubricación, sólo mi maestría y mi sabia experiencia podrán lograr que alcances el cúmulo de sensaciones más extrañas que jamás hayas tenido, si el masaje es el adecuado comenzará a liberarse el líquido seminal, si se continúa con el masaje de forma correcta, el paciente puede llegar a eyacular algún chorro de esperma, sin tener la sensación de haber alcanzado el orgasmo, y llegado este momento si seguimos con el masaje acompañado de otro en el glande, el paciente obtendrá un orgasmo mucho más intenso y placentero que un orgasmo normal.

Para aumentar el placer, acompaño esta práctica con vibradores, que utilizo en el ano o en el glande. 
Dependiendo de cada persona y de su constitución física, puedo introducir uno, dos, tres, cuatro o cinco dedos, para hacerla más placentera.
Realizar ésta práctica es aconsejable para la salud, ya que puede prevenir la inflamación en la próstata. 

Médicamente su realización está recomendada para prevenir el cáncer de próstata de dos formas, la primera los masajes en la glándula ayudan a evitar y controlar el crecimiento de ésta, y la segunda con la consecuente liberación de líquido seminal también se liberan bacterias, impidiendo su acumulación en la próstata.