PATRICIA MEDICALYSADO

  • Blogger App Icon
  • Wix Twitter page
  • Wix Facebook page
  • Pinterest App Icon
  • Wix Google+ page
  • Instagram Classic

CARACTERÍSTICAS DE UNA SESIÓN

 

Una sesión ha de ser constructiva y creativa, con la finalidad de mejorar la sexualidad y los conocimientos del sometido, respetando siempre los gustos de éste. El sometido siempre saldrá con un aumento de sus conocimientos, gracias a las aportaciones del ama, tras haber explorado su cuerpo, y a la explicación recibida de las prácticas que aplique sobre él.

La sesión siempre es para el sometido, nunca para el ama. El ama actuará siempre sobre el sometido.

EL LENGUAJE UNIVERSAL DE LAS SESIONES

 

Cualquier persona que vea o participe en una sesión, aunque no entienda el idioma empleado, comprenderá la sesión. 

Las sesiones de sado tienen un lenguaje universal, basado en los gestos, miradas y expresión corporal del ama principalmente, y actos reflejos del sumiso. 

La buena escenificación de la sesión la hará inteligible para cualquier persona, independientemente de que entienda o no el idioma empleado. 

Basta con que el ama capte la psicología de la persona, que acude a la sesión y sepa representar su fantasía, para que el vocabulario o el idioma empleado carezcan de importancia.

EL TONO DE VOZ EMPLEADO

 

El tono de voz junto con el vocabulario empleado, ayudarán al ama a graduar la intensidad, de las sensaciones obtenidas durante la sesión.

 

Así pues, un tono de voz dulce y agradable, hará que la persona se relaje, suavizando las sensaciones obtenidas, mientras que un tono de voz fuerte y severo, mantendrá a la persona excitada y en consecuencia, las sensaciones obtenidas durante la sesión, serán también mucho más fuertes.

EL VOCABULARIO EMPLEADO

 

El vocabulario es un instrumento muy importante, aunque no fundamental a la hora de realizar la sesión.

 

El ama se ayudará de un vocabulario adecuado, para graduar la intensidad de las sensaciones obtenidas, con la realización de las diferentes prácticas.

 

Podrá dominar y humillar a la persona, utilizando un vocablo adecuado.

 

También podrá deleitar sus oídos con las palabras dulces y amables, haciendo que la persona obtenga sensaciones más agradables.