PATRICIA MEDICALYSADO

  • Blogger App Icon
  • Wix Twitter page
  • Wix Facebook page
  • Pinterest App Icon
  • Wix Google+ page
  • Instagram Classic

MOMIFICACIÓN

 

Consiste en dejar inmóvil a la persona, por medio de plástico, látex, o vendas. Una vez momificado, se le puede controlar el orgasmo, aplicarle alguna descarga con el electro, succionar su pene con la bomba de vacío, o hacerle aguantar una lavativa. 

La realizo principalmente en mi tabla de momificar, aunque también la puedo hacer en la cama de bondage o en el potro.
Dependiendo del material que utilice, la sensación puede ser más o menos agobiante y en definitiva placentera.
Con el plástico suelo inmovilizar de pies a cabeza, la sensación de indefensión y agobio es extrema para el sometido, llegando incluso a sudar, debido al calor que produce el plástico, a la excitación y algunas veces al nerviosismo. Si una vez envuelto totalmente en plástico el cuerpo del sumiso, lo envolvemos con cinta aislante, la sensación de indefensión es extrema, quedando expuesto su cuerpo a la voluntad del ama, esta práctica requiere una preparación mental previa, del sumiso y plena confianza en el ama.
La momificación con vendas es la más suave, aquí lo que siente la persona, es simplemente una privación de libertad, no puede moverse a sus anchas, la sensación de agobio sigue siendo grande, pero menor que en el caso de la momificación con plástico, aquí la persona no suele sudar.
La momificación con látex, para ello empleo el saco de momificar, diseñado para utilizarlo con personas de diferente tamaño, aquí la sensación de agobio e indefensión también es muy grande, pero algo menos intensa que con el plástico, la persona puede llegar a sudar, la sensación de tener el cuerpo envuelto en látex, es muy agradable.
Paralela a esta práctica de la momificación está el envasado al vacío del sumiso que realizo en la cama de vacío, aquí se extrae todo el aire contenido en ella, por medio de una aspiradora, mientras el sumiso permanece dentro, quedando su cuerpo inmóvil y dependiendo únicamente de un tubo estrecho para respirar , he de decir que esta práctica es la más extrema de todas, la presión y el agobio que siente la persona es muy fuerte, y es la práctica que requiere mayor concentración mental y confianza en el ama.